La carne de cerdo ¿Roja o blanca?

La carne de cerdo ¿Roja o blanca?

Esta semana quiero hablaros de la carne de cerdo, como sabéis, en la dieta mediterránea no se aconseja consumir más de dos porciones a la semana de carnes rojas, la carne de cerdo, igual que la de ternera, está considerada carne roja.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una carne es roja si es de mamífero, a excepción de la de conejo que se considera blanca; las carnes de ave se consideran blancas, con excepción de la carne de avestruz que se incluye entre las rojas.

Sin embargo, la Dra. Dolores Corella (investigadora del Centro de Investigación Biomédica en Red de Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBEROBN) no está muy de acuerdo con este criterio y pide que se revise la clasificación internacional de las carnes y se mejoren los cuestionarios de consumo, constata que la parte magra del cerdo, el lomo, es similar a la carne blanca ya que   en el laboratorio han analizado las distintas carnes y han comprobado que la composición nutricional de la carne magra de cerdo contiene incluso menos grasa que la de pollo. Añade que debería diferenciarse en el mismo animal a la hora de hacer recomendaciones entre las partes más y menos grasas.

La Dra. Corella afirma “Un consumo moderado de carne de cerdo, sobre todo magra, puede estar perfectamente integrado en la dieta mediterránea y no tenemos por qué estar prohibiendo y alertando de su consumo simplemente porque de manera tradicional se considere una carne roja y ésta se tiene que consumir muy poco en la dieta mediterránea”

“En realidad, lo que sería científico sería clasificar a la carne en función de su contenido en nutrientes, grasas, proteínas… y no en función de su color que lo único que indica es la cantidad de hemoglobina que tiene ese músculo”

Ya sabéis, si os gusta la carne de cerdo no tenéis por qué evitarla, eso sí, moderar las raciones de todo en general, en el contexto de una dieta variada con predominio de alimentos de origen vegetal.

Aprovechando la ocasión, os dejo una idea para aprovechar restos. No sé en vuestra casa, pero en la mía, el verano supone un poco de descontrol alimentario de manera que no suelen cuadrar las raciones con los comensales, suelen sobrar cosas y una forma estupenda de aprovechar alguna de ellas es recurrir al sistema de las “empanadas ligeras”, esto supone buen relleno de alto valor nutricional y bajo valor energético y escasa cobertura de grasa y almidón (hojaldre), si no recordáis la forma de elaboración está en el post Empanada ligera

En esta ocasión os propongo dos, una la hice con sobras de pisto y merluza que había hecho a la plancha y otra también con pisto y filetes de cinta de lomo adobado cortados en trozos muy pequeños.

La imagen de la foto sirve para 4 raciones y solo lleva 60g de hojaldre por ración. Un poco de ensalada y una pieza de fruta solucionan una comida de verano.

Que aproveche y pasadlo bien, como siempre, en movimiento

Yolanda Pontes

Publicado en 08/08/2016 por Yolanda Pontes Home, Recetas bajas en calorías.... 0 44

Dejar un comentarioLeave a Reply

Debe iniciar con la sesión iniciada para poner un comentario.
Comparar 0
Ant.
Sig.