A vueltas con el IMC

A vueltas con el IMC

El índice de masa corporal (IMC), definido por La Organización Mundial de la Salud (OMS) como la relación entre el peso y la talla y que se calcula dividiendo el peso en kg de la persona por el cuadrado de su talla en metros (Kg/m2), es el valor que se utiliza desde hace años por este mismo organismo y por la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO) para clasificar a las personas adultas según su estado ponderal. Sin embargo, y a pesar de ser un método ampliamente conocido por el público y utilizado por los clínicos, no parece ser un indicador de salud.

Criterios de obesidad según la SEEDO

Kg/m2

<18,5

Peso insuficiente

18,5-24,9

Normopeso

25-26,9

Sobrepeso grado I

27-29,9

Sobrepeso grado II (preobesidad)

30-34,9

Obesidad de tipo I

35-39,9

Obesidad de tipo II

40-49,9

Obesidad de tipo III (mórbida)

>50

Obesidad de tipo IV (extrema)

Un estudio publicado en el International Journal of Obesity cuestiona su validez: advierte de que, aunque el resultado de la fórmula sea el correspondiente a un peso saludable, este método no es un indicador de salud. Sin embargo, la cantidad de grasa y la frecuencia cardiaca podrían ser buenos indicadores.

El IMC solo considera el peso que sería adecuado a la altura, no tiene en cuenta la masa muscular que es el tejido metabólicamente activo, por lo tanto, es necesario conocer la composición corporal para acercarse más a determinar si el peso de la persona es o no saludable.

Es frecuente que una persona tenga un IMC dentro de criterios de normopeso y que el porcentaje de grasa en su cuerpo exceda el 20% en los hombres y el 28% en las mujeres, también lo es que personas con IMC superior a 25kg/m 2 tengan porcentajes de grasa inferiores a 20 y 28% respectivamente, de manera, que para aconsejar o no perder peso es necesario determinar otros parámetros antropométricos como circunferencia de cintura y porcentaje de grasa corporal.

Así que ya sabéis, no necesariamente os sobra peso si excedéis ese 24,5 kg/m2 de IMC, aunque, si no tenéis suficiente actividad física, lo más probable es que el exceso de peso con respecto al criterio de normalidad corresponda a grasa acumulada, así, que, está claro, las sillas y el sofá boca abajo y el coche en el garaje.

Hasta pronto.

Yolanda Pontes

Publicado en 27/10/2016 por Yolanda Pontes Home, Noticias 0 22

Dejar un comentarioLeave a Reply

Debe iniciar con la sesión iniciada para poner un comentario.
Comparar 0
Ant.
Sig.